La colaboración como acelerador del desarrollo e innovación en las organizaciones

por Javier Salagre, Director General Ikusi Proyectos Latinoamérica

Uno de los retos a superar por parte de organizaciones, sobre todo las tecnológicas en una era de digitalización, amenazas informáticas y transformaciones en los modelos de negocio, es la de la generar valor a sus clientes para diferenciarse mientras protege la identidad y diferenciadores de su marca, sin diluir su nivel de influencia o canibalizar el mercado.

Ikusi es una empresa con más de 40 años integrando exitosamente proyectos de ingeniería, infraestructura y seguridad física en prácticamente todo el mundo. Esto gracias a su visión, talento y experiencia, pero también a una capacidad probada de generar sinergias que generan valor para los clientes, pero también a toda su cadena de valor: proveedores, integradores, fabricantes, entrenadores y un número importante de jugadores clave para materializar este éxito.

De acuerdo a un reporte publicado por la empresa de servicios para el sector minorista, consumo y medios IRI, existen importantes beneficios que las organizaciones pueden obtener a través de la colaboración mutua. El reporte, que examina al sector minorista desde una perspectiva tecnológica, menciona la importante transformación en la relación del minorista con sus proveedores, centrándose en el cliente, logrando una visión en conjunto de los retos que tienen en conjunto el sector minorista, lo que les permite proveer experiencias al cliente mucho más ricas que fortalezcan su lealtad y su customer lifetime value.*1

La colaboración entre partners, en este caso entre los minoristas y fabricantes desde un punto de vista tecnológico de colaboración avanzada, experimentaron crecimientos en 3 áreas clave:

  • Mejoras en los procesos: Al utilizar plataformas de tecnología de colaboración para lograr y mantener una visión más centrada en el cliente, por ejemplo a través de un portal compartido, los socios pueden identificar e implementar mejoras de procesos para impulsar el crecimiento. La colaboración tecnológica no invasiva entre organizaciones enfocadas al cliente mejoran la coordinación y agilizan los procesos en torno al lanzamiento de nuevos productos, disponibilidad de éstos y pronósticos de demanda mucho más precisos.
  • Reducción de costos: La colaboración tecnológica entre partners con la misma visión centrada en el cliente permiten una mejor alineación entre aspectos de la operación de un negocio como: pedidos, envíos e inventarios, por mencionar algunos, lo que facilita implementar mejoras en la cadena de suministro, eficientando los costos de manera escalonada.
  • Mejora en los ingresos y márgenes: Maximizar con éxito las ventas y los márgenes de utilidad depende de la atención al cliente. Una colaboración entre partners, permite combinar capacidades y conocimiento de aspectos como puntos de venta, desarrollo de producto y experiencia de otros proveedores que puedan resultar en incrementos de los ingresos y los márgenes. Muchas empresas logran alcanzar tasas sobresalientes en estos rubros a través de aprovechar al máximo esquemas de colaboración.

En Ikusi creemos que la colaboración integral entre partners no sólo es una forma de generar mejores y más duraderas sinergias entre organizaciones afines, sino que logramos con esto, atender las necesidades de nuestros clientes de manera mucho más precisa, con mejores tiempos de respuesta y sobre todo abarcando todos los aspectos técnicos y del negocio, para entregar resultados que rebasen siempre las expectativas”, Javier Salagre de la Vega, Director General Ikusi Proyectos Latinoamérica.

Ikusi trabaja actualmente con un número importante de partners en México y Latinoamérica, lo que le permite generar y atender proyectos tecnológicos para sectores como el aeronáutico, gobierno, movilidad, seguridad física y perimetral, por mencionar algunos. La empresa, colabora con fabricantes de alta especialidad que le ha valido diversos reconocimientos como el Premio Cisco Partner Summit España 2015 al partner de soluciones innovadoras del año.*2

De acuerdo con el artículo titulado “Colaboración entre Start-ups y empresas: Una guía práctica para la comprensión mutua”, publicado por el Foro Económico Mundial, existen diversos beneficios que se derivan de la colaboración entre empresas emergentes (start-ups) y empresas establecidas, reconocidas como corporativos, donde, la visión es uno de los elementos intangibles que juega a favor de empresas mucho menos grandes y con más agilidad que empresas de tamaño mediano y grande con una burocracia y gobierno corporativo mucho más rígido; las start-ups usan tecnología para agregar valor a los jugadores existentes sin que necesariamente sea un proceso disruptivo.*3

Una start-up que como parte de su plan estratégico de crecimiento considera la colaboración como parte de sus tácticas, tiene la posibilidad de acceder a recursos humanos y capital de trabajo a través de inversiones, que difícilmente podría sin un esquema de colaboración con corporativos fuertes y con presencia internacional. La reputación para una empresa emergente lo es todo y la colaboración es un paso que puede abonar mucho valor a cualquier etapa en la que la empresa se encuentre.

Las pruebas exitosas de nuestro software con empresas de renombre fueron el detonante para que los inversores de capital riesgo europeos invirtieran en nuestra empresa”, Vishal Rai, cofundador y CEO, Acellere.

 

Por otro lado, las grandes empresas se pueden beneficiar de la visión, talento y agilidad de las empresas emergentes. Una empresa con operaciones en todo el mundo debe proteger la posición estratégica a la que ha llegado con una planeación y ejecución agresiva mientras compiten en una ambiente que innova constantemente. Los cambios provocados por esta innovación provienen de nuevas tecnologías, que es donde precisamente las empresas emergentes tienen más libertad para desarrollar soluciones verdaderamente disruptivas que pueden aportar a los ciclos comerciales, operativos, logísticos y hasta darle un giro de 360 grados a la innovación y desarrollo de compañías que sepan detectar a tiempo tendencias y sean lo suficientemente humildes para aceptar la ayuda del “pequeño aventurero”.

Adicionalmente, la colaboración entre grandes empresas y start-ups puede refrescar la cultura organizacional de una empresa con retos que aunque no visibles, puedan estar afectando su crecimiento. Las grandes empresas sin duda son generadoras de empleo, desarrollo y riqueza, sin embargo, muchas de ellas, al crecer dejan de tener una visión centrada en el cliente, una empresa emergente ligada a ella con un esquema de colaboración, puede mantener el enfoque al cliente sano, sobre todo cuando se refiere a marketing, donde las start-ups son un ejemplo de innovación y creatividad.

La colaboración entre organizaciones puede traer consigo también nuevas fuentes de ingresos y desarrollo de líneas de negocio dado que muchas empresas que reconocen y han detectado áreas de oportunidad en sus modelos de innovación, pueden complementarlo con acciones que aporten nuevos ingresos, mientras se atiende necesidades de los clientes de manera innovadora; ofrecer servicios nuevos y creativos a sus clientes.

Ikusi es un ejemplo de que la colaboración entre partners puede dar muy buenos frutos. Genetec y Axis importantes partners de la empresa con presencia internacional han desarrollado en conjunto soluciones de seguridad para infraestructuras críticas, donde el talento, innovación y tecnologías de las 3 empresas se conjuntan para dar vida a proyectos que están enfocados a mejorar sustancialmente la seguridad de instalaciones de infraestructura critica.

Ikusi aporta a esta propuesta su estrategia y experiencia mundial de gestión integral de la seguridad. Que incluye la seguridad física y lógica, y su conocimiento de las redes de telecomunicaciones; Genetec, la plataforma de integración y gestión unificada; y Axis, su amplia gama de cámaras y dispositivos de video vigilancia.

El trabajo de estas 3 grandes empresas es una respuesta a la necesidad de proteger de manera integral, la seguridad física y perimetral de instalaciones estratégicas susceptibles de incidentes de todo tipo a fin de evitar las pérdidas financieras por disrupción de la actividad y sobre todo, que la gente que ahi trabaja esté segura en cualquier punto del perímetro.

La organización Co-Society, la cual tiene como objetivo unir a diferentes empresas, emprendedores y organizaciones, publicó un libro llamado “50 ejemplos de colaboración”, donde a través de 5 decenas de interesantes casos prácticos, se observa como es que compañías que podrían no tener nada que ver, al trabajar juntas, dieron vida a ideas únicas de negocio que de ninguna otra forma pudieron haberse materializado de haberse concebido de manera diferente.

Haré mención de un par de casos para enfatizar la importancia de colaborar entre las organizaciones.

Mercedes Benz y Facebook: social driving

Facebook es sin duda una de las redes sociales que no necesita presentación, al igual que la reconocida marca de automóviles de lujo de origen alemán. Ambas compañías colaboran desde 2013 para generar valor a los usuarios tanto de la conocida red social, como de los conductores, esto a través de la colaboración en un concepto llamado “Social Driving” que no es más que la conducción interactiva para enriquecer la experiencia en un traslado a bordo de un automóvil de la marca.

La aplicación de la red social está incorporada en los sistemas telemáticos dentro de los automóviles Mercedes Benz mbrace2, el cual ofrece una alta resolución de pantalla en el tablero y una conexión inalámbrica de alta velocidad, lo que le permite al usuario conectarse no sólo a Facebook sino a otras como Google Maps y Yelp empresas que también crearon aplicaciones creadas para el sistema del auto.

Para muchos podría decirse que abona a los cientos de distractores a los que un conductor moderno se ve sometido, pero esto no es así. La aplicación integrada al automóvil no muestra a la red social como tradicionalmente la veríamos en nuestro teléfono o tableta electrónica; la aplicación está conectada para informar sobre sitios de interés del usuario, amigos cercanos, recomendaciones y otro tipo de avisos pasivos que no invaden el campo visual del conductor o lo distraigan de manera agresiva. Este ejemplo de colaboración es sin duda uno, del que muchas otras empresas han tomado ejemplo y esperaríamos que muchas más lo hagan.

Harvard + MIT = EdX

Muchos se negarían rotundamente a colaborar con quien compite directamente. Una idea totalmente válida si pensamos como hace 20 años. Hoy, la colaboración trae consigo avances no sólo en materia tecnológica como vimos en ejemplo anterior, sino en el terreno educativo en el marco de un crecimiento acelerado de plataformas de e-learning que cada día tienen mayor penetración a nivel mundial al permitir a personas de cualquier nivel socioeconómico, capacitarse con sólo una computadora, conexión a internet y muchas ganas de salir adelante.

En este sentido, el Instituto Tecnológico de Massachusetts y la Universidad de Harvard, dos grandes y distinguidos “competidores” en el ámbito educativo del más alto nivel, reconocieron la necesidad de la capacitación constante y en prácticamente todas las asignaturas que estudiantes, empleados y profesionales buscan para profesionalizarse y ser más competitivos. La brecha digital se reduce mientras las oportunidades se concentran para los más preparados, donde los cursos en línea abiertos o MOOCs (Massively Open Online Courses) juegan un papel clave hoy en día.

Ambas instituciones desarrollaron EdX, una organización sin fines de lucro que tiene como objetivo ofrecer cursos en línea gratuitos para cualquier persona que desee enrolarse y capacitarse al más alto nivel. Ambas instituciones invirtieron 30 millones de dólares para la creación del proyecto, el cual ha tenido desde su nacimiento, una gran recepción alrededor del mundo. La plataforma inició ofreciendo cursos en circuitos y electrónica, hoy, ofrece curos de negocios, idiomas y humanidades.

La Universidad de Princeton, la Universidad de Stanford, la Universidad de Michigan y la Universidad de Pensilvania crearon una iniciativa similar, llamada Coursera, la cual obtuvo $16 millones de dólares en capital de riesgo para su creación. Actualmente ambas, son excelentes opciones para los que buscan una educación continua de calidad y en demanda.

Concluyo recalcando que la colaboración entre las organizaciones no debe verse como algo negativo, sino como algo que cumple una función y propósitos aun mayores. Las organizaciones, empresas e instituciones que reconocen el valor que generan para la sociedad a la que finalmente se deben, son las que crecen sostenida y sustentablemente. Colaborar no significa competir, significa crear a mayor velocidad, con el mejor talento para dejar algo más a este mundo.

*1 https://www.iriworldwide.com/en-US/Insights/Publications/Retail-Collaboration-Imperative

*2 http://www.ikusilatam.com/es/actualidad/ikusi-galardonado-con-el-premio-cisco-partner-summit-espana-2015-al-partner-de 

*3 http://www3.weforum.org/docs/WEF_White_Paper_Collaboration_between_Start-ups_and_Corporates.pdf

*4 https://www.instituteofnext.com/wp-content/uploads/2018/02/49.-Negocios-CO_ENG-2.pdf

comparte este post =)Share on Facebook0Pin on Pinterest0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0