PGJ Ciudad de México alerta sobre métodos de extorsión a través de WhatsApp

Foto: Pexels
Foto: Pexels

La Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México alertó a la ciudadanía sobre los métodos de los grupos dedicados a la extorsión, informando en un comunicado que es a través de las redes sociales y WhatsApp que los delincuentes engañan a los afectados.

Guillermo Terán Pulido, titular de la Fiscalía Especial de Investigación para la Atención del Delito de Secuestro, Fuerza Antisecuestro (FAS), dijo que es necesario que los ciudadanos conozcan esta forma en que actúan las bandas delictivas a fin de evitar que la gente sea agraviada por este delito de alto impacto, que registra 1.7 casos consumados por cada 100 mil habitantes en promedio diario en la Ciudad de México. Las investigaciones permiten establecer dos tipos de extorsión: la aleatoria y la dirigida. La primera es la de mayor incidencia, en la que cualquier persona puede recibir una llamada en la que se le exige dinero mediante la amenaza.

En este caso, el método más frecuente es el llamado “chillón”, en el que una persona simula la voz, haciéndose pasar por el hijo o hija de la víctima, para decir que está secuestrada y que necesita ayuda. En otra variante, el agresor se ostenta como integrante de la delincuencia organizada y pide dinero a cambio de no hacer daño. La extorsión dirigida, es hacia una persona en específico, en la que el probable participante tiene detalles genéricos del ciudadano al que contacta, y que obtiene a través de la información que ésta sube a sus redes sociales, como fotografías familiares.

Terán Pulido explica que otro fenómeno que se presenta ahora es el “secuestro virtual” que jurídicamente es una extorsión, en la que “el contacto con la víctima inicia con una llamada telefónica, un famoso chillón, sales tú de la casa a toda velocidad para tratar de rescatar y encontrar a tu familia, desafortunadamente en el inter te piden que compres un teléfono económico y que apagues el que estás utilizando”.

El fiscal especial explica que se ha detectado una modalidad en la que los extorsionadores, cuando contactan a la primera víctima, “le piden desinstalar su aplicación de Whatsapp y ellos lo dan de alta en un teléfono agresor; cuando generan el contacto con tu familia ésta piensa que efectivamente te tienen porque están mensajeando desde tu número de Whatsapp, y de ahí mandan videos, audios de voz, se comunican, pero todo es a través de un empalme porque la víctima, reitero, está aislada en un hotel, sólo, sin agresión”.

Deja un comentario

Social Share Buttons and Icons powered by Ultimatelysocial